Image for post
Image for post

Coronavirus: La estrategia del queso suizo

Artículo original: Pueyo, T. (2020). Coronavirus: The Swiss Cheese Strategy

Traducción: Alfredo Mario Mejía-Ramírez

Nuestros artículos sobre Coronavirus han sido leídos más de 60 millones de veces. Para más traducciones visita el artículo original. Para recibir los próximos artículos, suscríbete aquí.

En este artículo, aprenderás:

· Cómo Estados Unidos y la UE no lograron controlar el virus.
· Cómo puedes darle sentido a todas las medidas necesarias con una simple idea.
· Por qué las pruebas y el rastreo de contactos en Occidente son en gran medida inútiles, y qué pueden hacer al respecto.
· Las preguntas que los periodistas y el pueblo deben hacer a los políticos para que rindan cuentas.
· Cómo puedes detener el virus en tu propia comunidad, sin necesidad de intervención estatal.

¡Y mucho más! Muy bien, aquí vamos.

Imaginarás que ocho meses después de la pandemia, la mayoría de los países sabrían exactamente qué hacer para detener el coronavirus. Y, sin embargo, aquí estamos.

Image for post
Image for post

Probablemente ya hayas visto gráficos como este. El detalle que pocos agregan es la línea verde en la parte inferior, con los países de Asia y el Pacífico. Acerquémonos.

Image for post
Image for post

Este es un gráfico que rompe los mitos. Japón, Taiwán, China, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Australia, Mongolia, Tailandia o Vietnam siguieron diferentes variantes del Hammer (bloqueos intensos cuando hay un brote incontrolado y no saben qué hacer) y Dance (una serie de medidas inteligentes para mantener bajas las infecciones), pero todas han tenido éxito.

Esta lista incluye todo tipo de países: democráticos, autoritarios, continentales, isleños, amantes de la libertad, anglosajones, en desarrollo, desarrollados… Demuestran que cualquier país puede triunfar. Y no son los únicos: desde el Caribe hasta Uruguay, las provincias atlánticas de Canadá o varios países africanos, muchos países controlaron la epidemia.

Mientras tanto, la mayoría de los países occidentales no prestaron atención, sufrieron brotes masivos, aplicaron martillos pesados para detenerlos, pero nunca aprendieron a bailar. Cuando terminó el receso de verano, no estaban preparados para la temporada de regreso a clases y su nueva ola de casos. A medida que avanza el invierno, solo empeorará.

Hoy, el mundo occidental tiene otra oportunidad. Joe Biden es el nuevo presidente de los Estados Unidos y querrá mostrar un enfoque diferente al virus. En Europa, varios países se han despertado de su sueño de una noche de verano y han comenzado a restringir el movimiento nuevamente, incluidos Irlanda, Reino Unido, Francia, Bélgica, España, Italia, Alemania e incluso Suecia.

Para los países que quieren controlar el virus: ¿Cómo deben bailar?

Cómo bailar

Para mantener a raya el coronavirus en su comunidad, tiene cuatro capas de defensa:

1. Evitar que entren tantas infecciones como sea posible.

2. Para aquellos que lo logran, minimizar la cantidad de personas con las que se reúnen.

3. Cuando se reúnan con gente, minimizar la probabilidad de que infecten a otra persona.

4. Cuando infectan a otra persona, identificar esa infección rápidamente y neutralizarla.

Ninguna de estas defensas es perfecta. Pero, juntos, pueden detener suficientes casos para reducir la tasa de transmisión R por debajo de 1 y mantener el virus fuera.

Veamos cada una de ellas.

1. La valla: Mantener las infecciones fuera

Es de sentido común que, si en la frontera no se detiene a las personas que vienen de áreas infestadas, algunas traerán el virus y causarán brotes.

Llamo “vallas” a las medidas para detener el virus en la frontera. Hay tres tipos:

· Muros: Prohibir a los viajeros de las áreas infectadas.

· Cuarentenas: Permitir que las personas entren, pero aislarlas durante 4 a 14 días.

· Puntos de control: Realizar pruebas a las personas en la frontera.

Los países pueden aplicar cada valla con diferentes viajeros: cuanto mayor sea la probabilidad de infección, más fuerte será la valla.

Las paredes o vallas son muy caras, por lo que deben usarse con moderación. Los puntos de control pueden ser bastante económicos, pero no cubren todos los casos. Las cuarentenas son probablemente el punto óptimo: una prueba, un formulario completo que indica a las autoridades dónde estará el viajero, la ejecución para asegurarse de que se respete la cuarentena y una gran multa para quienes no lo hagan. Con pruebas rápidas el día de llegada y después de cuatro días de cuarentena, es probable que detenga la mayoría de las infecciones.

A medida que disminuyen los casos, los países (o estados) con muy pocas infecciones pueden abrirse entre sí, creando “burbujas verdes” sin vallas.

Algunas personas miran estudios sobre cierres de fronteras y dicen: “¡No funcionan! ¡Solo retrasan lo inevitable!” Eso es porque estos estudios siempre analizan estas medidas en ausencia de otras medidas. ¡Por supuesto que no son suficientes! Las vallas por sí solas no pueden detener la epidemia. Son solo una capa de defensa. Alguien eventualmente pasará y sembrará un brote.

Sin valla, sin defensa.

Lo que estas personas pierden de vista es que pueden no ser suficientes, pero son necesarias: no funcionan de forma independiente, pero sin usarlas, es imposible detener el virus. Dime un solo país que haya podido mantener bajo el número de casos sin una valla fuerte. No existen. Eventualmente, son invadidos. Es por eso por lo que Japón, Taiwán, China, Hong Kong, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia tienen vallas sólidas.

Por el contrario, ese es uno de los grandes fracasos de la Unión Europea durante el verano. Después de una primavera muy dura, con fuertes bloqueos en todo el continente, los países europeos bajaron la guardia y se abrieron las fronteras entre sí, intercambiando semillas. Ahora sabemos que la mayoría de los casos actuales de la UE proceden de España. Algo similar sucedió entre los estados de EE. UU.

Sin valla, sin defensa.

2. Burbujas sociales: abstinencia de reunirse con otros

Algunas personas infectadas llegarán a tu comunidad. No puedes evitarlo.

Cuando lo hagan, querrás evitar que se reúnan con otras personas. Cuantas más personas permanezcan en sus burbujas sociales, más se evitará que las infecciones viajen e infecten a las personas de otras burbujas.

Las medidas que promueven las burbujas van desde las menos agresivas, como limitar el tamaño de las multitudes, hasta los bloqueos totales: cierres de la economía que requieren que cada familia permanezca en su burbuja.

Otras medidas incluyen toques de queda, límites al número de personas que las empresas permiten al mismo tiempo, horarios de operación escalonados, prohibiciones de cierto tipo de reuniones, cierres de empresas…

Los encierros totales son destructivos. Le piden a la gente que se quede en casa y cierre toda la economía excepto para los negocios esenciales. Eso es lo que llamé Martillo en marzo, cuando exhorté a los gobiernos a aplicarlo para detener el virus.

Eso tenía sentido en ese entonces, cuando la verdadera extensión de la epidemia era de órdenes de magnitud más alta de lo que sabíamos porque no hicimos las pruebas suficientes, cuando nuestros sistemas de atención médica estaban colapsando, cuando no teníamos idea de cómo bailar para combatir el virus. El Martillo detendría el crecimiento de la epidemia y daría a los gobiernos unas semanas para actuar juntos.

Ese no es el caso hoy. Si un país es golpeado por una primera ola, aplica un martillo, luego tiene siete meses para prepararse para bailar, pero tiene una segunda ola y luego quiere aplicar un segundo martillo… ¿Qué hace que los ciudadanos crean que el gobierno aprenderá mejor esta vez? ¿Por qué creerían que no habrá una tercera ola, un tercer Martillo y luego un cuarto? ¿Por qué no creerían que el gobierno está jugando irresponsablemente al yoyo entre los encierros y los brotes?

Los encierros se pueden justificar, pero solo por unas pocas semanas, para controlar la nueva ola, y solo cuando un país tiene un buen plan para aprender a bailar: cuanto más rápido es el declive, más corto y menos dañino es el encierro y las personas más rápidamente pueden reanudar una vida libre de coronavirus. De hecho, así es exactamente como la OMS dice que deberíamos usarlos. De lo contrario, deben evitarse tanto como sea posible.

Afortunadamente, hemos aprendido lo suficiente para conocer los tipos de reuniones sociales que deben evitarse y las que están bien.

Por ejemplo, las compras con máscaras, el distanciamiento social y la higiene parecen ser mayormente seguras. Así que las tiendas en general no deberían cerrar. De hecho, hemos aprendido algo clave sobre el virus para determinar qué reuniones evitar.

Resulta que la mayoría de los eventos y la mayoría de las infecciones no importan. Numerosos estudios diferentes han demostrado que del 10% al 20% de los casos representan del 80% al 90% de las transmisiones. Al eliminar los eventos de super esparcidores, se puede reducir drásticamente la epidemia.

Image for post
Image for post

Entonces, ¿qué deberían hacer los países?

· Prohibir las reuniones por encima de cierto número. Cuanto menor sea el número de casos activos de coronavirus, más grandes serán las multitudes permitidas.

· Apuntar a lugares que puedan causar brotes super propagadores, como prisiones, residencias para ancianos, centros de rehabilitación, universidades o plantas de envasado de alimentos. Ayúdelos a prevenir los brotes con medidas mucho más estrictas.

· Y cuando haya mucha propagación en la comunidad, cerrar bares, clubes y restaurantes, e incluso fiestas privadas.

· Evitar los encierros. Y si hay que cerrar establecimientos, las escuelas deberían ser las últimas en desaparecer, sobre todo las de puericultura.

La economía está impulsada por la gente reunida. Cuando la gente no puede reunirse, consume menos y la economía sufre. Por lo tanto, limitar las reuniones sociales es la capa de defensa más cara. Debe evitarse tanto como sea posible. Pero eso solo se puede hacer si las otras capas de defensa son fuertes.

3. “Contrifección”: Reducir el contagio cuando las personas se reúnen

La siguiente capa de defensa es reducir el contagio cuando las personas se reúnen.

No hay una palabra para “reducir el contagio”, así que voy a usar “contrifección”. De la misma manera que la anticoncepción es la anticoncepción (que reduce la concepción cuando las personas tienen relaciones sexuales), la contrifección es una contrainfección (reducción de la infección cuando las personas se reúnen).

El virus se propaga en condiciones muy específicas: cuando muchas personas se reúnen en una habitación cerrada durante mucho tiempo mientras hablan, cantan o incluso respiran. Los japoneses lo llaman las 3 C’s: espacios cerrados, lugares abarrotados y entornos de contacto cercano. Mi versión de ella:

Evita la comunicación apiñada, confinada, cercana y clamorosa.

Para reducir metódicamente el contagio, necesitamos comprender cómo se comporta el virus y analizar los pasos que sigue para propagarse.

Lo que suele suceder es que una persona infectada tose, habla o incluso exhala partículas que forman una nube, que permanece en el aire con el virus en su interior. Cuando el aire no circula y en las condiciones adecuadas, el virus sobrevive suspendido en el aire hasta que otras personas atrapan estas partículas a través de los ojos, la nariz o la boca.

Image for post
Image for post

Entonces, para detener el virus:

1. Evita hablar cuando estés en presencia de personas de otra burbuja social. Definitivamente evita cantar o gritar.

2. Pasa el menor tiempo posible con personas de otra burbuja social.

3. Evita que el virus salga de la boca y la nariz.

4. Si es así, haz circular el aire para evitar que las partículas lleguen a otras personas.

5. Crea un entorno hostil para el virus, de modo que muera incluso si está suspendido en el aire.

6. Asegúrate de que no llegue a la boca, la nariz y los ojos de otra persona.

El primer punto se logra evitando hablar o gritar cuando hay multitudes o en una habitación con otras personas. La gente se ríe de la prohibición japonesa de gritar en los parques temáticos; Personas con odio van a odiar. Ese país, mientras tanto, disfruta de los parques temáticos.

El segundo punto se logra simplemente pasando menos tiempo juntos. Cuando una reunión puede durar 10 minutos en lugar de una hora, acórtala. Las interacciones breves son en su mayoría seguras. Son las interacciones de horas de duración con muchas otras personas las que deben evitarse.

El tercero se consigue con máscaras. En este punto, todo el mundo debería usarlos en público, especialmente en interiores (al aire libre, cuando hay pocas personas cerca y no se quedan cerca por mucho tiempo, no es tan importante).

El cuarto punto significa que debemos pasar todo el tiempo que podamos con otras personas al aire libre. El virus apenas se propaga allí.

El coronavirus apenas se propaga al aire libre.

Eso significa que se deben permitir casi todas las actividades al aire libre, excepto quizás cosas como conciertos, audiencias deportivas u otras grandes multitudes. También significa que, si algún negocio puede trasladar su actividad al exterior, debería poder abrir. Del mismo modo, las escuelas deben esforzarse por tomar clases al aire libre.

Si es imposible llevar a cabo algo al aire libre y debe suceder en el interior, hay otra solución: ventilar tanto como sea posible. Esto es algo que la mayoría de la gente olvida, pero es una medida muy sencilla. Es económico abrir las ventanas y usar un ventilador para hacer circular el aire. Y si puede instalar un buen sistema de ventilación, es genial.

Ventilar.

El quinto punto es algo que la mayoría de la gente nunca discutió realmente. El virus tiene dificultades para propagarse con la temperatura y la humedad adecuadas.

Image for post
Image for post

El virus muere a altas temperaturas. Cuanto más alto, mejor. 25 grados Celsius (~ 75 Fahrenheit) es bueno. 30 (~ 85 fahrenheit) es mejor. La humedad entre el 50% y el 65% es ideal para matar el virus también.

Image for post
Image for post

Es como si el virus hubiera evolucionado para sobrevivir en ambientes fríos y húmedos.

Como una cueva de murciélagos.

Aparte de la supervivencia del virus, nuestras narices pueden filtrar mejor los virus con mayor humedad y temperatura. Entonces, si una reunión social debe realizarse en el interior, además de tener una gran ventilación, las personas deben aumentar la temperatura tanto como puedan y ajustar la humedad entre el 50% y el 65%.

Por último, hay muy pocos casos de infecciones por contacto con objetos y superficies (llamados “fómites”). La higiene es una de las medidas que la gente se ha tomado en serio. Es bueno seguir lavándose las manos y desinfectándolas.

El sexto y último paso es que las personas también deben usar máscaras para protegerse. La mayoría de las personas comprenden que pueden contraer el virus por la nariz y la boca. Pero la mayoría olvida que también pueden contagiarse a través de los ojos.

Puede ser una buena idea usar anteojos o antiparras para protegerlos. En una ciudad china donde el 32% de la población usa anteojos, solo el 6% de los pacientes con coronavirus los usa. Los médicos han informado de infecciones sin protección para los ojos. Los ojos tienen receptores para el coronavirus. Y los síntomas oculares son comunes en los pacientes con coronavirus. Toda esta evidencia sugiere que proteger los ojos podría reducir el contagio. Para aquellos que pueden pagar la protección ocular, es una medida que puede ayudar y no duele mucho.

Si abstenerse de la interacción social con las burbujas es caro, pero bastante fácil, reducir el contagio es lo contrario: barato pero difícil. Los gobiernos deberían centrarse en hacer esto correctamente.

La cuarta capa de defensa es igual: barata pero difícil. Los gobiernos también deben aprender a hacerlo.

4. Prueba — Rastreo — Aislamiento: Detecta y Neutraliza Infecciones

Hemos hablado sobre cómo evitar que las infecciones entren en una comunidad, evitar las reuniones cuando lo hacen y evitar los contagios cuando hay reuniones. La última capa de defensa es identificar las infecciones cuando ocurren y neutralizarlas.

Eso es lo que hacen las pruebas, el rastreo de contactos, los aislamientos y las cuarentenas (en resumen, probar — rastrear — aislar).

Lo que parece bastante fácil de hacer ha sido completamente chapucero por la mayoría de los gobiernos occidentales, y los periodistas no han hecho las preguntas correctas para que los políticos rindan cuentas.

Todo el mundo está obsesionado con las pruebas. Y eso es bueno. Es importante. Es necesario. La positividad (porcentaje de pruebas que resultan positivas) debe estar por debajo del 3–5%, y las pruebas deben volver rápidamente, idealmente en 24 horas.

Pero no es suficiente. Las pruebas te dicen quién está infectado, para que puedas aislarlos. Pero también necesitas poner en cuarentena a sus contactos. Y debes asegurarte de que se respeten los aislamientos y las cuarentenas.

Desafortunadamente, la mayoría de los gobiernos ni siquiera han contratado suficientes rastreadores de contactos. Una buena regla general para el número de marcadores de contacto necesarios es de dos a cinco veces el número de casos diarios. Un país con 5.000 casos diarios debería tener entre 10.000 y 25.000 marcadores de contacto como orden de magnitud.

Ese número no es el más importante. No debes ser medido por los cuerpos de trabajo que tienes, sino por lo que producen. Deseas que estos rastreadores de contactos sean eficientes y la mejor regla general para ello es preguntar qué porcentaje de contactos de personas infectadas terminan en cuarentena. Todo gobierno debería informar eso. Ese número debe ser como mínimo del 60%, idealmente por encima del 80% (Juneau et al. 2020. Descargo de responsabilidad: soy parte de “et al” aquí).

Las personas infectadas tienen un número estimado de contactos. ¿Qué parte de ellos se puede comprobar que está en cuarentena?

Los rastreadores de contactos hablan de reglas como 90–90–90–90: llegar al 90% de las personas infectadas, reunir al 90% de sus contactos, llegar al 90% de esos contactos y poner en cuarentena al 90% de ellos. Todo eso, obviamente en dos días o menos, de lo contrario, el virus tendrá demasiado tiempo para propagarse.

Desafortunadamente, en algunos lugares, los rastreadores de contactos tienen dificultades para lograrlo por dos razones. Primero, la gente los obstruye. Eso debería ser penalizado. No lo es. En segundo lugar, quienes tienen que soportar aislamientos o cuarentenas la padecen y no reciben compensación. Los países que lo han hecho bien pagan un hotel, dan comida, dinero y medicinas, y se comunican con frecuencia para dar seguimiento.

Afortunadamente, no es necesario rastrear todos los contactos. Japón ha tenido mucho éxito, en parte, debido a una táctica denominada “ruptura de agrupaciones”. La mayoría de la gente no infecta a muchas otras. En cambio, céntrese en los clústeres. Cuando detecte un caso, averigüe dónde se infectó (ese proceso llamado “rastreo hacia atrás”), y cuando encuentre un clúster, persiga a todos allí. Si la infección no estaba en un grupo, continúe.

Esto podría ser un poco más difícil sin las aplicaciones de rastreo de contactos. Se ha demostrado que estos no funcionan muy bien, pero podrían tener un papel muy útil en la destrucción de clústeres.

El problema con las aplicaciones de rastreo de contactos es que la mayoría de las personas no las descargarán a menos que se vean obligadas a hacerlo. Se necesita alrededor del 80% de la población tenga una aplicación de este tipo para lograr el control, pero los países han logrado obtener un 40% de penetración como máximo (en Islandia; Canadá un 15%; Singapur, 25%; Alemania, 22%; Francia, 2,7%).

Sin embargo, lo que la mayoría de la gente ha pasado por alto es que no necesita un 80% de penetración en todo un país. Necesita el 80% en una comunidad determinada. Por ejemplo, eventos que podrían convertirse en agrupaciones.

Image for post
Image for post

Si el único requisito para ir al gimnasio, al trabajo, a un bar, a un autobús, a una cena familiar… fuera escanear un código QR, la gente lo haría. Al escanear un código QR, una aplicación puede registrar quién estaba, dónde y cuándo. Si es obligatorio para el evento, que es fácil de hacer cumplir en la entrada, se puede rastrear fácilmente a todos y si una persona está infectada, automáticamente se identifica a todos los demás. No entiendo por qué los países occidentales no utilizan este sistema como obligatorio para participar en todo tipo de eventos sociales.

Pero ese ni siquiera es el mayor fracaso de los gobiernos occidentales. El peor es el apoyo y la aplicación de aislamientos y cuarentenas.

Las pruebas y el rastreo de contactos son la inteligencia para saber quién necesita ser aislado o puesto en cuarentena. La inteligencia sin la acción es inútil.

Image for post
Image for post

Países como Taiwán, Vietnam o Corea del Sur rastrean tu teléfono o un dispositivo para asegurarse de que te quedes en casa y te impongan multas de decenas de miles de dólares y encarcelamiento. Usan hoteles e instalaciones gubernamentales para aislar a las personas y darles dinero, alimentos y medicinas para compensarlas. Las democracias occidentales decidieron que esto era demasiado difícil. ¡Entonces no las hacen cumplir!

¿Qué pasa después? En Noruega, dos de cada tres personas que se suponía iban a poner en cuarentena lo rompieron. En los Estados Unidos, los visitantes respetan un poco las cuarentenas en solo uno de los 50 estados: Hawái, el único que las aplica.

Image for post
Image for post

Sin ejecución o apoyo significa que no hay cuarentena ni aislamiento. Imagínate la estupidez de los bloqueos en países que no tienen un buen programa de prueba, rastreo y aislamiento. Es literalmente como decir:

“Es demasiado difícil aislar a unas pocas personas, así que las aislaremos a todas”.

Gobiernos como los de España y Francia no tuvieron problemas para hacer cumplir los bloqueos con millones de multas. ¿Cómo es que nunca escuchamos sobre multas por aislamientos y cuarentenas? Es porque no existen.

Es hora de que los gobiernos comiencen a hacerlos cumplir. Puede ser tan fácil como pedirles a las personas que envíen una selfie desde su casa dentro de los diez minutos posteriores a un mensaje aleatorio, o enviar a la policía para que realice controles aleatorios. O tan sofisticado como copiar lo que ya funciona en otros países. También necesitan ofrecer comida, dinero y medicinas a los que están en cuarentena para mantenerlos en casa. Para los infectados que no pueden quedarse en casa, las habitaciones de hotel deberían estar disponibles de forma gratuita. El gobierno puede conseguirlos a un ritmo bastante bueno en este momento. Creo que hay poca ocupación.

Todo eso es el pan y la mantequilla de prueba-rastreo-aislamiento. Pero en los últimos meses, ha surgido una nueva herramienta para cambiar el juego: la detección temprana.

Muchos países han tenido dificultades con las pruebas y el rastreo de contactos, la parte de inteligencia. ¿Qué pasaría si hubiera formas económicas de identificar rápidamente a la mayoría de las personas que podrían estar infectadas?

Uno es la prueba de aguas residuales. Resulta que puedes encontrar fácilmente el coronavirus en el sistema de alcantarillado y rastrearlo hasta la casa de origen. Algunos campus universitarios lo han estado utilizando con éxito. Es bastante económico y puede indicarte con días de anticipación si se está gestando una nueva infección o grupo.

Otro son los perros entrenados, que pueden tener una precisión del 100% en 10 segundos. Eso significa olfatear a mucha más gente, mucho más rápido, por mucho más barato.

Finalmente, están las pruebas rápidas: las pruebas que cuestan menos de $5, pueden determinar qué tan contagiosas son las personas en unos pocos minutos y pueden fabricarse por decenas de millones.

Eslovaquia se ha dado cuenta de lo revolucionario que es esto y está probando a toda su población de esta manera. Con estas herramientas, se pueden realizar pruebas a decenas de millones de personas todos los días. Eso significa que la parte de inteligencia de prueba-rastreo-aislamiento se puede realizar de manera extremadamente rápida e incluso con poca dependencia del rastreo de contactos. Pero la mayoría de los gobiernos no se dan cuenta.

Si todos tuvieran la libertad de ir a cualquier parte, pero tuvieran que realizar una prueba rápida y escanear un código QR antes de ingresar a cualquier comunidad, podríamos conocer de inmediato a todos los que están infectados y aislar a estas personas, dejando que todos los demás se ocupen de sus asuntos.

Es como hacer de prueba-rastreo-aislamiento una cuarta capa de defensa súper eficiente.

La estrategia del queso suizo

Estas son las cuatro capas para detener la propagación del virus: Vallas, Burbujas, Contrafección y Prueba-Rastreo-Aislamiento.

Ninguna de ellas es perfecta. Todas tienen agujeros que dejan pasar las infecciones. Pero juntos forman una defensa impenetrable. Puedes verlo como capas de queso suizo:

Una infección podría traspasar una capa o incluso dos. Pero si hay varias, las probabilidades de que la infección pase por todas las capas sin ser detectadas se vuelven minúsculas.

Imagina, por ejemplo, que un país tiene una valla que atrapa el 80% de las infecciones, sin burbujas sociales, contagio reducido que elimina el 95% de las infecciones y un aislado de prueba-rastreo que neutraliza el 50% de las infecciones. Juntas, estas capas capturan el 99,5% de los casos. Si la tasa de transmisión R es 3 (el número de personas infectadas por una fuente), se reducirá a 0.015. Cada persona infectada solo infecta a 0.015 personas adicionales, matando la epidemia en unas pocas semanas.

Cada una de estas cuatro capas principales está formada por capas más pequeñas. Cada uno de ellos es crucial: su efecto es multiplicativo. Cada vez que agregas uno de ellos, eliminas las infecciones. Cuanto más fuertes son, más los cortan.

Y una vez que tengas capas de defensa, puedes jugar con ellas: elige las que funcionen mejor para tu comunidad y que sean más baratas.

Quesos del mundo

La estrategia de cada país se puede resumir en una combinación de estas capas de defensa.

Por ejemplo, China usó todas las capas desde el principio. Cerraron fronteras, ordenaron encierros, exigieron máscaras y utilizaron un programa de prueba, rastreo y aislamiento que incluía el seguimiento electrónico de sus ciudadanos y aislamientos y cuarentenas obligatorios y forzados. Como era de esperar, lo superaron.

Corea del Sur y Taiwán no necesitaban todo eso. Aplicaron vallas fuertes, solo cierres de negocios muy locales y de corta duración para las burbujas sociales, máscaras para la contrifección y programas de prueba, rastreo y aislamiento de clase mundial. Dicho de otra manera, se basaron mucho en las capas 1 y 4, y un poco en la 3, de modo que apenas tuvieron que usar la capa 2, la más cara.

Nueva Zelanda y Australia dieron mucho a las capas 1 y 2. Debido a que son islas escasamente pobladas, pueden evitar la mayoría de las infecciones con una valla y se ocuparon de las infecciones locales con cierres. Incluso el estado de Victoria dentro de Australia tenía una valla y un bloqueo para controlarlo. Eso redujo la necesidad de desempeñarse realmente bien en las capas 3 y 4.

Todos estos países tienen una prevalencia cercana a cero, lo que hace que sea mucho más fácil controlar el virus y abrir el país al mismo tiempo. Si hay un brote, se puede identificar y neutralizar rápidamente. Así es como la vida es casi normal en Taiwán, Corea del Sur, Nueva Zelanda o Australia. Tratar de hacer lo mismo con un nivel bajo pero continuo de casos es mucho más difícil.

Sin embargo, es factible. Japón ha fluctuado durante meses entre 0 y 10 casos activos por cada 100,000 habitantes. ¿Cómo lo han hecho? Son muy fuertes en la capa 1 con una valla agresiva, la capa 3 con un uso de máscaras muy extendido y las 3 C’s, y la capa 4 con su enfoque de destrucción de grupos. Es factible.

La capa que deseas evitar es la más cara: Capa 2, distanciamiento social. Eso es un queso con agujeros bastante caro.

La economía se mueve cuando la gente se reúne. Detén eso y detienes la economía. Mientras más comunidades desarrollen las capas 1, 3 y 4, menos necesitarán depender de la costosa capa 2.

Desafortunadamente, los países occidentales nunca aprendieron a usar estas capas más baratas de manera efectiva, por lo que siguen volviendo a la que conocen, la capa 2. Y siguen destruyendo sus economías en lugar de aprender a bailar con las otras capas.

¿Qué deben hacer tú y tu país?

Fractales: tu comunidad puede hacerlo

Hasta ahora, he hablado de países porque tienden a tener la autoridad para aplicar las cuatro capas. Pero no son los únicos. Tú puedes hacerlo también.

Puedes aplicar la misma filosofía a cualquier comunidad: regiones, ciudades, campus universitarios, residencias para personas mayores, plantas frigoríficas, cárceles, empresas, hogares…

Tomemos, por ejemplo, los campus universitarios. ¿Cuál es el equivalente de la capa 1, una valla? Pueden evaluar a todos los estudiantes a su llegada y cuatro días después, manteniéndolos aislados en sus habitaciones mientras tanto, llevándoles comida y agua todos los días, ¡y Netflix! Los estudiantes no pueden salir del perímetro del campus. Si lo hacen, deben volver a ponerse en cuarentena. Los trabajadores y visitantes se someten a pruebas todos los días cuando ingresan y no pueden pasar la noche.

Para la Capa 2, burbujas sociales, reducirían el tamaño de las clases más grandes y formarían “burbujas”, grupos de estudiantes que se juntan y no se juntan con nadie más. Las fiestas deberían estar prohibidas.

Para la Capa 3, Contrifección, la escuela debe proporcionar máscaras de alta calidad y su uso debe ser obligatorio. Todas las clases que se pueden tomar al aire libre deben hacerlo. Los que están adentro requieren gafas y todas las ventanas abiertas. Si la temperatura no lo permite, se debe mejorar la ventilación y las aulas deben calentarse y humedecerse.

Para la Capa 4, Prueba — Rastreo — Aislamiento, cuantas más personas puedan realizar pruebas rápidas todos los días, mejor. Las escuelas deben comprar y distribuir pruebas rápidas para el consumo diario. De lo contrario, deberían utilizar pruebas de aguas residuales.

Los estudiantes y educadores deben tener una aplicación de rastreo de contactos. Todas las reuniones deben escanear un código QR creado para ese evento. Una prueba positiva debe desencadenar un aislamiento inmediato, que debe rastrearse con la aplicación. La violación del aislamiento debe tratarse con dureza. Todos los contactos de un caso positivo deben ser notificados automáticamente gracias al código QR, y las personas deben ponerse en cuarentena. Todo debe hacerse cumplir a través de la aplicación.

Aplicar esta mentalidad es especialmente importante para las comunidades y los eventos que tienen más probabilidades de sufrir eventos de super propagación. Si todas las cárceles, hogares de ancianos, plantas empacadoras de alimentos, escuelas, universidades, oficinas y grandes eventos privados siguieran estas pautas, podrían detener el virus en su comunidad.

Eso, a su vez, contribuiría a detenerlo de manera más amplia, ya que la mayoría de los casos son impulsados por eventos super difusores.

No es necesario esperar a que el gobierno haga todo. Todos podemos hacer nuestra parte.

Ahora que sabemos lo que necesitamos para bailar, la pregunta es: ¿Los países tienen la voluntad de hacerlo?

Países bailarines

Si lo hacen, el camino a seguir es muy claro: si tienen un brote no controlado, apliquen un bloqueo (capa 2) mientras aumentan rápidamente sus otras capas:

Capa 1: Vallas

· Deben anunciar una valla que incluya pruebas a la llegada y poco después, con una cuarentena en el medio.

Capa 2: Burbujas sociales

· Exige un tamaño máximo para reuniones de personas (por ejemplo, 30 como en Suecia). Ajústalo según la prevalencia local.

· Intenta evitar otros tipos de burbujas sociales.

Capa 3: Contrifección

· Máscaras obligatorias cuando está cercas de otras personas o en la misma habitación con otras personas. Las máscaras no son necesarias al aire libre si solo tienes a tu familia cerca.

· Gafas protectoras muy recomendadas en interiores.

· Permite que la mayoría de las reuniones superen un cierto límite de personas si están al aire libre con una distancia mínima entre las personas.

· Exigir que las reuniones en interiores deben tener una ventilación mejorada, con filtros HEPA, temperatura más alta y la humedad adecuada.

Capa 4: Prueba — Rastreo — Aislamiento

· Obtén suficientes pruebas para una positividad inferior al 3–5% para PCR.

· Dar a conocer la estrategia de detección temprana.

· Obtén alrededor de 2 marcadores de contacto por caso diario.

· Exigir la publicación de la eficiencia del rastreo de contactos: ¿Qué proporción de los contactos de las personas infectadas se ponen en cuarentena en dos días?

· Brinda recursos para apoyar a las personas durante aislamientos y cuarentenas con dinero, comida, agua, medicinas y entretenimiento.

· Haz que los aislamientos y las cuarentenas sean obligatorios, controlados y aplicados.

· Multa mucho a los que rompen los aislamientos y las cuarentenas. Comunica estas multas.

Esto debería funcionar para la mayoría de los países. Pero, ¿y si los países no quieren bailar? ¿O si no pueden? Argentina, por ejemplo, ha estado bajo bloqueo durante siete meses y aún no ha controlado el virus. Otros, como Estados Unidos, nunca lo intentaron. ¿Cuáles son sus alternativas?

¿Deberían intentar mitigar la epidemia sin suprimir por completo el virus? ¿O simplemente dejar que el virus siga su curso? ¿Y las muertes? ¿Condiciones crónicas? ¿Tratamientos? ¿Vacunas? ¿Cuánto tiempo va a tomar cada uno de estos? ¿Cómo afecta eso a las estrategias de diferentes países?

Si está interesado en conocer la respuesta a esta pregunta, regístrate para recibir la próxima entrega y avíseme.

Image for post
Image for post

Written by

Psicólogo, MBA, Doctor en Estudios del Desarrollo Global. Gerente General de SEHA Desarrollo Humano Empresarial. Colegio de Psicólogos de Baja California.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store